Ya no hay dudas entre los compradores de la importancia de hacer una inspección profesional. Hacerlo solo te costará unos cientos de dólares, que no son nada si los comparas con los miles que te costará tu propiedad. Aunque añadir estos gastos, es como ganar millones en cuanto a tranquilidad mental se refiere.

La mayoría de los préstamos hipotecarios lo requieren. De esa manera se aseguran que están poniendo su dinero con una propiedad que no tiene graves problemas de estructura, de funcionamiento o de seguridad.

Pero hay otros casos en que se obvia este paso, incluyendo las compras en efectivo, y muchos deciden no hacerlo. Si este es tu caso, y estando consciente de que nada sustituye la profesional, esta guía te ayudará a conocer los aspectos básicos que se deben revisar en toda propiedad antes de comprarla:

Estado del techo

Este es uno de los aspectos que más sufre y se deteriora con el tiempo, especialmente en lugares donde hay nieve o mucha lluvia frecuente. A mayor tiempo de construida que tenga la vivienda, mayor probabilidad de que necesite reparaciones, a menos que ya la hayan hecho los dueños anteriores. Si a simple vista notas daño o ves filtraciones en la casa, no lo dudes dos veces. Llama a un experto y ten presente que esos arreglos son bastante costosos por lo general.

Condición de las paredes

En la época de crisis reciente que pasamos en la industria de bienes raíces, se hizo costumbre de muchos propietarios hacer huecos grandes en las paredes interiores, aprovechando que no están hechas en cemento en la mayoría de ciudades de Estados Unidos. Depende de la severidad, muchos de ellos hacían que la propiedad no cualificara para préstamos hipotecarios.

Algunos pueden ser puramente cosméticos, y solo afear la vivienda, arreglándose con muy poco dinero, pero otros son más severos. Otro elemento que afecta las paredes son las grietas, en algunos casos superficiales y producto de la humedad o el fuerte calor. Pero ojo, hay que revisar y asegurarse que no afectan la estructura.

Equipos dañados

Para la inspección profesional se pide que se conecte la electricidad y el agua, si la propiedad no las tiene instaladas. Pero si no haces la inspección y no conectas esos servicios, podrías recibir sorpresas cuando ya tengas agua y luz. Entre las más comunes están que los enseres electrodomésticos como nevera, estufa o lavadora no funcionen, o peor aún el sistema de aire acondicionado, lo que representa un gasto mayor si hay que cambiarlo.

Portrait Of Family Standing Outside House

También son frecuentes las inundaciones por llaves de agua defectuosas o problemas en las tuberías. Pregunta si los enseres tienen garantías y al menos echa un vistazo a las tuberías para ver si se ven en buenas condiciones y si hay residuos de agua o manchas en gabinetes que demuestren escape.

Pisos, puertas y ventanas

En este aspecto lo estético puede ser secundario. Esto se trata de tu seguridad y la de tu familia. Es fácil notar una puerta o ventana rota. Toma en cuenta que necesitará cambiarse antes de que te mudes, anótalo en tu prespuesto.

En cuanto a los pisos, es común tener que cambiar las alfombras. Si las ves en malas condiciones, toma nota porque podrían no tener arreglo. El costo varía dependiendo de la calidad que escojas, pero también puedes considerar otras opciones como la madera o losas de cerámica dependiendo de tu presupuesto. Si ya la propiedad tiene de estas últimas, verifica si hay alguna pieza rota o si al caminar sientes tu pisada hueca y escuchas algún sonido raro. Podría ser indicio de que necesitan reparación o que están mal instaladas.

Contempla la ubicación de la vivienda

La ubicación del inmueble es un factor que influye en el valor de la propiedad y la plusvalía que generará. Observa si alrededor de la propiedad hay escuelas, estaciones de metro o autobús, centros comerciales, parques, supermercados, bancos u hospitales y cualquier otro elemento determinante para saber que es una buena inversión.

DirCasasReposeidas
admin@dircasasreposeidas.com