Los propietarios ganan más campo en las casas reposeídas

Las recientes sentencias judiciales hacen más difícil que los bancos subasten propiedades a precios de descuento, pero también significan que los préstamos pueden ser más estrictos. Los tribunales han puesto fin a la práctica inicua de que las propiedades embargadas se vendan en subasta a un precio muy inferior al valor de mercado, dejando a los consumidores sin hogar y, a veces, aún con deudas bancarias después de la venta de sus viviendas.

terreno en las casas reposeídas

Dos sentencias recientes que han sentado precedente han enviado un fuerte mensaje a la industria crediticia de la casas reposeídas, ya que no permitirán las ventas en ejecución, es decir (cuando un inmueble es tomado por el banco y vendido en subasta)  a menos que el tribunal fije un precio de reserva.

Hasta ahora los bancos normalmente han subastado propiedades reposeídas para venderlas al mejor postor por cualquier precio, independientemente de si han recuperado lo que se les debía.

Otro peligro de que las propiedades se vendan por debajo de su valor de mercado es que la cantidad que el banco recibe de la venta en subasta puede ser menor que el saldo pendiente del préstamo.

La sentencia ha sentado un precedente que obliga a todos los jueces que escuchen futuras solicitudes de venta en ejecución a respetar sus principios. Ahora, el Tribunal Superior ha aclarado los términos de las Reglas Uniformes del Tribunal las cuales se aplican a las notificaciones legales en todo el país.

Otro fallo clave del tribunal de Ciudad del Cabo es que ahora los tribunales tienen la facultad de posponer la concesión de una venta en ejecución por parte de un banco cuando la cantidad pendiente de pago de un préstamo hipotecario es relativamente pequeña. En estos casos, los prestamistas deben tratar de negociar con el propietario antes de solicitar permiso para vender la propiedad en subasta.

Por lo general, los propietarios de viviendas deben obtener más en comparación con una venta forzada. La fijación de los precios de reserva puede resultar en criterios de préstamo aún más estrictos, como la necesidad de que el prestatario obtenga una garantía que lo respalde como garantía adicional.

Cabe señalar que además del precio de compra en una subasta forzosa, el comprador de la propiedad subastada también debe pagar los atrasos que pueda haber en una cuenta.

Leave a Comment